8 Pasos para dejar de postergar

 

PostergarLa procastinación o postergación es una tendencia muy común que no hace mas que complicar nuestra vida.

Se llama procastinación a la tendencia a aplazar, postergar la concreción de deseos o responsabilidades en las que estamos serimente implicados.

Sabemos que existe , que está ahí , que debemos enfrentar esa situación, buscar una solución a un problema,  hacer algo diferente a lo que venimos haciendo , responsabilizarnos y cerrar algo pendiente. Sin embargo lo evitamos, lo dejamos para mañana o insistimos en seguir haciendo más de lo mismo , cuando sabemos que debemos cambiar.

Procastinar o Postergar genera sensación de incomodidad,  sentimos un un peso   quenos quita energía e incluso nos puede enfermar.

Ir al dentista, tenemos una pequeña molestia… bueno una cosa de nada, debería ir a hacerme una revisión, ya iré, es que da pereza, es molesto,  cuesta dinero, ahora me está doliendo un poco , como del otro lado y así pasan los días y cuando finalmente vamos al odontólogo aquello que era una cosa de nada requiere un tratamiento doloroso y costoso.

Existen técnicas o trucos para salir de la espiral asficciante de la procastinación o postergación.

He tenido una discusión  con un amigo, siento que tengo razón y creo que ya nos encontraremos y se arreglará, también puede ser que el se de cuenta de su error y se ponga en contacto. Pasan los días y puede que los meses y nos damos cuenta de lo complicado que es retomar contacto con esta persona pasado este tiempo, que puede que el dolido sea el y que el motivo de la discusión fue bastante relativo. Seguramente ahora es mucho mas difícil hacer esa llamada, tal vez hayamos perdido una amistad valiosa.

Es muy común que posterguemos la toma de decisiones y la resolución de problemas. Es un mecanismo asociado a la negación, una forma de reacción infantil asociada a la magia, como si al dejar de lado un conflicto dejara de existir, o la vida nos fuera a regalar una resolución fácil e inesperada, de este tipo de argumentación en general no somos concientes. Finalmente ocurre  exactamente lo contrario  la dificultad se  incrementa, se complica e incluso se cronifica.

Hay diferentes consecuencias de la postergación. Puede que como en los ejemplos anteriores lo que era algo sencillo se torne más complejo o bien que como consecuencia de aplazar  tengamos un conflicto grave.

Podemos comenzar con un cierto malestar a estar en ciertos sitios cerrados y comenzamos a tener conductas evitativas para protegernos de ese malestar y terminar teniendo una claustrofobia .

Esto no quiere decir que haya que actuar compulsivamente, dejarnos llevar por el primer impulso ni mucho menos. Me refiero a eso que todos conocemos: sabemos claramente que esa situación requiere alguna acción concreta y lo dejamos estar.

El retraso en la resolución de conflictos es la forma más común y cotidiana de la postergación. La otra es la acción necesaria orientada a la consecución de metas o satisfacción de deseos. Retrasar día a día los actos necesarios para avanzar en un proyecto, en una relación,  en un cambio de profesión .

Aplazar la concreción de metas y deseos

Dejamos pasar los días como si las oportunidades fueran infinitas , el tiempo inmenso y la vida eterna, pues no es así  ¿verdad?

En este segundo caso lo que influye es el gran miedo a fracasar , mientras no lo intento , mientras no me expongo , mientras no apuesto, no pierdo, no fracaso.  Siempre puede ser perfecto en potencia , en un mundo ilusorio. La perfección es otra trampa, ya lo haré cuando todas las condiciones indiquen que lo podré hacer perfectamente, tendré el tiempo, los conocimientos, las herramientas, el cuerpo, indicados para concretar aquello que deseo.  Son todas excusas para no encontrarnos con la característica más humana,  los fallos y carencias.  No existe la perfección y todo acto acarrea una perdida, ya que al decidir una cosa descartamos otra opción. Aceptar este hecho es radical para actuar con menos angustia.

Como evitar la postergación:

Para dar unos pasos para reducir la tendencia neurótica a postergar hay estrategias sencillas:

Comenzar por hacer una pequeña toma de conciencia:

1- Darnos unos minutos y visualizar que aspectos o situaciones de la actualidad nos inquietan e intranquilizan.

2- Separar estos problemas en dos grupos, los que requieren tomar una decisión o actuar concretamente para que se resuelvan o al menos para esclarecerse y los que no (por ejemplo si un familiar esta enfermo seguramente nos preocupa , pero no está en nuestra mano resolverlo) Nos centraremos en el primer grupo, puede que sea solo una cuestión pendiente.

3– Tomemos de una en una estas preocupaciones y pensemos: si las circunstancias externas no se modifican y yo no hago nada para cambiarlo, como será este conflicto dentro de una semana, dentro de un mes, dentro de tres meses.

4- En cada segmento de tiempo, visualicemos como nos sentimos y como vemos la situación. 

5- Si en las respuestas de los puntos 3 y 4 vemos el conflicto es más complejo y mas difícil de resolver y nuestra sensación emocional es mas angustiosa, estamos claramente frente a un problema que requiere nuestra actuación

6– Ahora preguntémonos:  si yo mismo quisiera complicar y agravar el problema que es lo que podría hacer? La respuesta a esta pregunta en fundamental y no os anticipo la respuesta. 

7– Ahora pensemos en las acciones que requiere afrontar este conflicto, (os recuerdo que se ha de trabajar uno por uno) y dividamos en acciones mínimas que podríamos realizar para cerrarlo o resolverlo. 

8- Cada día concretar una de estas acciones, una y solo una. Si se trata de una acción y  es difícil, como llamar a alguien, ayuda subdividir esto de alguna manera , por ejemplo 1-apuntarlo en la agenda para hacerlo al día siguiente,2- escribir una carta o unos apuntes sobre lo que queremos decir. Toda acción requiere de unos pasos preparatorios de los que no somos conscientes .

Estos 8 pasos también funcionan para la concreción de metas. Un deseo no realizado genera un malestar similar a un problema sin resolver y también la dificultad de alcanzarlo se aleja con el paso del tiempo.

Como he dicho anteriormente la postergación es un mecanismo muy común y sus consecuencias varían en complejidad y gravedad. La vida de las personas está minada de pequeñas postergaciones. Ahora bien , si  aquello que venimos aplazando es muy complejo o compromete nuestra vida física y emocional de forma importante, debemos hacer un proceso mas profundo para averiguar las diferentes razones que nos llevaron a ese punto y cuales son los pactos internos que hemos hecho con nosotros mismos y los demás para ir retrasando algo. A veces sacrificamos nuestra tranquilidad o nuestro deseo para mantener una situación familiar o laboral, por alguna razon nos parece más costoso asumir el cambio que seguir arrastrando un problema. Este aspecto sintomático de la postergación requiere un tratamiento específico en cada caso.

Los mecanismos son los mismos para todos , pero como los utilizamos y por qué depende de cada persona.

2 comentarios en «8 Pasos para dejar de postergar»

Los comentarios están cerrados.