Los celos en la pareja

“Los celos, son la prisión más desesperanzadora del mundo. Porque es una prisión en la que el preso se confina a si mismo. Nadie lo mete a la fuerza. Uno entra por voluntad propia, cierra con llave desde dentro y lanza la llave por entre los barrotes. Y nadie en el mundo sabe que esta ahí recluido. Naturalmente, si se decidiera a salir, podría hacerlo. Porque la prisión está en su interior. Pero no se decide. Su corazón se ha vuelto duro como un muro de piedra. Esa es la esencia de los celosHaruki Murakami1911802_727361457303914_563053382_n.

Este párrafo de la novela Los Años de Peregrinación del Chico sin Color de H. Murakami, me pareció una síntesis excelente del tormento que suponen los celos. Más aún me impactó como describe el problema de los celos obsesivos, no como un problema de dos , sino que ubica al celoso como el artífice de su propio mal.
El ser humano tiende a no reconocer su responsabilidad en sus dificulades y padecimientos , en forma total o parcial, suele poner fuera, acusar a otros o las circunstancias de lo que le sucede.
Esto es una gran trampa ya que produce un falso alivio. La persona que acusa al mundo de su malestar se exime de culpa y se satisface en la queja. Esto funciona como una droga que adormece momentaneamente e impide actuar y cambiar. Es una trampa porque si nada puedo hacer el problema persistirá mientras espero que el mundo cambie.
En los celos esto se intensifica, para el celoso no hay duda de que el/la causante de su dolor es el otro, su pareja y/o quien está dispuesto a quitársela.
De esta manera se desencadena una obsesión por controlar a la pareja, con interrogatorios, espiándola, revisando sus cosas, generando todo tipo de fantasías que alimentan día a día los celos. Esto es una verdadera tortura una auténtica cárcel para el celoso, que se engaña creyendo que si controla más alcanzará la ansiada tranquilidad o el descubrimiento del engaño. En realidad cuanto más controla más pierde el control. Su conducta se vuelve paranoica, insistente, puede llegar a estar agresivo, las constantes preguntas y desconfianzas son en sí una agresión.

Que sucede finalmente? Una profecía autocumplida, la pareja se siente perseguida, encerrada controlada y finalmente termina no pudiendo soportarlo más.

“Si durante largo tiempo llamo a un persona, ladrón, al final termina robando”.

Es una de las posibilidades. El celoso no mira realmente a su pareja , solo mira dentro suyo y sus miedos, lo que hace sentir al otro tremendamente solo, juzgado y acusado. Puede que se produzca o no un engaño, pero seguro que se produce un distanciamiento y una ruptura.

Es verdad que hay casos en que el que padece los celos alcanza a darse cuenta de que tiene un problema y sabe que todo está en su cabeza, eso no lo hace actuar de forma muy diferente, a la persecución de la pareja se suma un gran sentimiento de culpa.

El celoso merece atención , cuidado y ayuda, lo que no quiere decir justificarle , ni mucho menos alimentar su problema.. Es una persona que sufre y mucho. Hay que darle un espacio para que se de cuenta de lo que sucede y a donde lo conduce. Hacerle ver que los celos son humanos y todos los hemos sentido , solo que a el/ella se le van de las manos y tiene que encontrar la manera de salir de la cárcel que el/ella se ha construido.

Los celos tienen origen en una gran inseguridad y  carencia de confianza en si mismo, suelen ser un síntoma de desvalorización. Puede ser muy valioso para quien sufre celos tratar estos temas y encontrar su verdadero valor.

Cabe aclarar que el amor de pareja suele conllevar cierto grado de posesión, no queremos perder al ser amado, no lo queremos compartir. Una cuota de celos en una relación , no tiene porque ser preocupante y sin duda hay casos en que vale la pena discriminar si hay razones para sentirlos. El espacio terapéutico consiste en evaluar de que tipo de celos se trata y como están afectando a la persona y su pareja.

Pensamientos Obsesivos. R. Iemmi

1 comentario en «Los celos en la pareja»

Los comentarios están cerrados.